1ª Entrega Castaneda

«Introducción»

Audio Introducción

En 1960 Carlos Castaneda era un estudiante graduado en antropología en la Universidad de California (UCLA). Estando en Arizona investigando las propiedades medicinales de las plantas conoció a un Indígena Yaqui que estuvo de acuerdo en ayudarle.

El joven investigador de campo ofreció cinco dólares la hora por los servicios de Don Juan Matus. El viejo campesino en huaraches no aceptó el dinero, era un brujo sin igual, un nagual… Sin embargo en pago a sus servicios Don Juan le pidió algo realmente curioso… algo realmente diferente:

La total y completa atención de Castaneda.

El sorprendente libro que nació de este encuentro, «Las Enseñanzas de Don Juan; Un Modo Yaqui de Conocimiento», se convirtió instantáneamente en un clásico volando totalmente las bisagras de las puertas de la percepción y electrificando a una generación entera. Desde entonces continuó sumando jornadas a su experiencia con elucidaciones magistrales de realidades no ordinarias que erosionan al Ser. Un titulo clarificador para este trabajo podría ser el intento de ‘Desaparición de Carlos Castaneda’. «Necesitamos encontrar una nueva palabra para brujería -dice él- es demasiado obscura. La asociamos con absurdos medievales, con rituales, con el mal. Me gusta mucho más ‘guerrerismo’ o ‘navegación’. Eso es lo que los brujos hacen: Navegan».

«El viejo campesino en huaraches no aceptó el dinero, era un brujo sin igual, un nagual, pero le pidió algo diferente: La total atención de Castaneda».

Una definición funcional de brujería sería: ‘Percibir energía directamente’. Los brujos decían que la esencia del universo se parece a una matriz de energía atravesada por hebras incandescentes de conciencia –conciencia verdadera-. Esas hebras forman trenzas conteniendo mundos completos, cada uno tan real como el nuestro que es solamente uno entre una infinidad. Los brujos llaman al mundo que conocemos la «banda humana» o «la primera atención». También ‘vieron’ que la esencia de la forma humana no era meramente una amalgama simiesca de piel y huesos, sino una bola de luminosidad en forma de huevo capaz de viajar a lo largo de esas hebras incandescentes hacia otros mundos. Entonces…

¿Qué es lo que ha detenido o bloqueado a esa maravillosa esencia?

La idea de los brujos es que estamos sepultados por nuestra educación social, engañados con la percepción del mundo como un lugar de objetos sólidos y finalidades u objetivos a alcanzar. Caminamos hacia nuestras tumbas negando que somos seres mágicos; nuestra prioridad es servir al ego en vez de al espíritu. Y antes de que nos demos cuenta la batalla ha terminado… morimos miserablemente encadenados a la ignorancia. Don Juan Matus le hizo una intrigante proposición:

  • ¿Que pasaría si Castaneda ‘re-ordenara’ o re organizara su vida?
  • ¿Que pasaría si liberara la energía involucrada rutinariamente en las agresiones del cortejo y el apareamiento?
  • ¿Que pasaría si redujera su importancia personal y se retirara de la defensa, mantenimiento y presentación del ego; si cesara de preocuparse por ser querido, reconocido o admirado?
  • ¿Ganaría la suficiente energía para ver una grieta en ese mundo aparentemente sólido, material? y si lo hiciera,
  • ¿Podría atravesar esa grieta para acceder a otros planos?

El viejo indio lo había enganchado completamente en el “intento” del mundo de los brujos.

«La esencia del universo se parece a una matriz de energía atravesada por hebras incandescentes de conciencia, de conciencia verdadera»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.