2ª Entrega Cuarto Camino

«El Enfoque de Gurdjieff»

Audio Intro

Gurdjieff fue un maestro bastante conocido en occidente en el siglo XX.

Lo que tenemos que tener en cuenta es que antes de Gurdjieff ya existían maestros competentes, y que después de su muerte siguen existiendo tanto escuelas como maestros… el verdadero reto siempre ha sido identificarlos. Antes que nada creo necesario aclarar qué significa o que se pretende hacer entender con el nombre del Cuarto Camino. Desde el punto de vista de Gurdjieff hay cuatro caminos en el trabajo sobre uno mismo. Estos son:

  1. El camino del Fakir, donde se pone el énfasis en el Centro Motor.
  2. El camino del Monje, donde se enfatiza el trabajo en el Centro Emocional.
  3. El camino del Yogui, aquí se enfatiza el trabajo sobre el Centro Intelectual, y
  4. El cuarto Camino. El énfasis es puesto en armonizar los tres anteriores.

Según Gurdjieff, el Cuarto Camino es el más difícil de todos los caminos porque es preciso practicarlo en medio de la vida. Mucha gente espera que las condiciones que existieron en una época dada existan aún o que existirán siempre, pero la vida es un constante cambio y hay que prepararse para esta inminente inpermanencia. El Cuarto Camino debe relacionarse siempre con las circunstancias variables de vida y nunca llegar a ser fijo y habitual.

Puede pasar que de repente surja la necesidad de alterar todo el plan externo de las cosas; en ese preciso momento el seguidor del Cuarto Camino debería ser capaz de adaptarse a las diferentes condiciones que surjan, y aun así, mantener todos los principios e ideas del trabajo personal. No sabemos qué sucederá el día de mañana y por eso es importante comprender que el trabajo debe proseguir en el futuro, que deberá adaptarse a la nuevas condiciones sean estas las que sean, y al mismo tiempo mantener el sentido y el sentimiento del Trabajo.

«El Cuarto Camino ha de practicarse justo en medio de la vida porque no tiene ni templos, ni iglesias, ni rituales, sino sólo reglas».

Quien pretende seguir las instrucciones del Cuarto Camino no es un faquir que extiende los brazos o contorsiona su cuerpo un año tras otro. Tampoco un monje que vive en un monasterio, ni un yogui que va a una remota escuela o se pasa la vida meditando en cuevas de los Himalayas. El Cuarto Camino ha de practicarse justo en medio de la vida; tenemos que trabajar en medio de la vida y rodeados por todas las desdichas de la vida.

El Cuarto Camino está en la vida cotidiana, y la gente debe tener suficiente fortaleza para mantenerlo en su voluntad y en su comprensión, porque no tiene ni templos, ni iglesias, ni rituales, sino sólo reglas. Por lo tanto es fundamental comprender que si las condiciones exteriores del Cuarto Camino cambian, y es más, si hasta cambian una y otra vez, se debe tratar de conservar siempre el equilibrio, aceptar las nuevas condiciones como un trabajo.

«El Cuarto Camino debe relacionarse siempre con las circunstancias variables de vida y nunca llegar a ser fijo y habitual».

Además, es necesario comprender que por más que nos guste personalmente mucho una persona, no se puede hacer nada por ella si el cambio de las circunstancias exteriores la hace negativa para el Trabajo.

Precisamente por esto, con el tiempo la vida llega a ser nuestra maestra, es decir, tenemos que practicar la no identificación en medio de los sucesos de la vida, tenemos que practicar el recuerdo de sí en medio de los asuntos cotidianos, y al mismo tiempo, ser capaces de contemplarnos y separarnos de nuestras emociones negativas en medio de todas las heridas y escozores de la vida diaria.

Por esa razón decimos normalmente que una persona que sigue el Cuarto Camino debe llegar a ser un Ser Humano Nº 4, es decir, un ser humano que ha desarrollado y armonizado sus centros. Según estas enseñanzas hay 7 tipos de humanos:

  • El humano N°1, es un ser en el cual los centros motor e instintivo predominan sobre el intelectual y el emocional, es decir, el humano físico. Este puede imponerse una severa disciplina para dominar por medio de la Voluntad el Centro Instintivo y el Centro Motor. A esto el Trabajo lo denomina «El Camino del Faquir».
  • El humano N°2, es un ser en el cual el centro emocional predomina sobre el intelectual, el motor y el instintivo. Es el humano emocional. Este puede someterse a una severa disciplina para lograr mediante la Voluntad el dominio de sus emociones. Esta es llamada el «Camino del Monje».
  • El humano N°3, es un ser en el cual el centro intelectual predomina sobre el emocional, el motor y el instintivo. Es lo que denominamos comúnmente el humano intelectual. Este puede sufrir un severo adiestramiento para controlar el Centro Intelectual. Esto es denominado en el Trabajo el «Camino del Yogui».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.