INTRODUCCIÓN

La Búsqueda de la Totalidad

ha sido siempre una constante en el ser humano la cual se ha ido repitiendo en todas las épocas y en todas las latitudes.

Fuente: Escuela Argentina de Tantra.
De la Intro de Kularnava Tantra.
(Gracias por permitirme utilizarlo)

Una necesidad de trascendencia que en algunas personas toma un carácter de urgencia y las impulsa a hacer de sus vidas un infatigable peregrinar hacia la búsqueda de realidades supremas, sin regatear esfuerzos, sin desfallecer ante los obstáculos que inevitablemente presenta el sendero hacia la auto realización. En la mayoría de los seres humanos la necesidad de despertar a estas realidades superiores permanece aletargada. La fascinación cotidiana, la hipnosis que ejercen los apegos, las identificaciones, la búsqueda frenética de estímulos externos, neutralizan las inquietudes de aproximación a nuestro Yo superior, a nuestro Ser principal.

Pero debido a que la llama de la Sabiduría es inextinguible nunca han faltado seres humanos que emprendiesen seriamente la aventura del espíritu, que hayan empeñado sus vidas en atrapar un conocimiento superior que les facilitase respuestas a tantos y tantos interrogantes irresolubles a través del conocimiento ordinario. Porque el intelecto es limitado, porque la lógica es insuficiente, porque la mente mundana, nunca, jamás, podrá alcanzar lo que por su propia naturaleza es supra mundano, permanente, esencial…

La búsqueda de la Totalidad ha sido siempre una constante en el ser humano que se ha ido repitiendo en todas las épocas y en todas las latitudes.

Por eso aunque la Verdad es una, ¡cuántos no son los caminos!
Buscar y buscar, así ha sido desde el comienzo de los tiempos para estos inquietos ‘Seres’, sin siquiera ser del todo conscientes de esa búsqueda a veces, impulsados por la insatisfacción cotidiana, obsesionados por las preguntas sin respuestas en un intento por abrir la mente a una nueva comprensión sobre el propio ser, la propia vida, el propio devenir. Y así el ser humano ha ensayado unos y otros procedimientos, a veces incluso sorprendentes, insólitos. La universalidad del dolor es tan evidente que…

¿Cómo no comprender entonces que muchos seres humanos en la desesperación de su oscuridad mental hayan concebido y recurrido a toda clase de métodos para poder emerger de su abismo de dudas, para poder mitigar su incertidumbre?

¿Cómo no ansiar una explicación para esa realidad del sufrimiento que conformara toda la enseñanza del Buda?

En todas las épocas además del sendero de las normas han proliferado los que han optado por el sendero directo, no porque haya atajos para llegar a lo divino, pero sí porque la recompensa es proporcional al esfuerzo invertido. La mayoría de los seres humanos sólo están preparados – si lo están siquiera – para seguir el sendero de las reglas, de las normas preestablecidas. Quizá este sendero es suficiente para muchos, pero desde luego no para todos. Siempre ha habido buscadores que han seguido su propio sendero, imponiéndose sus propias leyes internas, buscando una genuina y auténtica moralidad -y no la sospechosa moralidad convencional de la sociedad –, poniendo incluso en grave peligro su vida interior y su vida exterior a riesgo de extraviarse para siempre, de desfallecer o perder la razón en busca de la clara luz, de la sabiduría omnisciente.

La mayoría de los seres humanos sólo están preparados para seguir el sendero de las reglas, de las normas preestablecidas.

¡Sí! Ha habido seres humanos y los hay aún hoy día, que para encontrar la luz del ‘Conocimiento real’ se han aislado durante toda una vida, o se han sometido a despiadadas reglas y prácticas encaminadas a la liberación del espíritu y el logro de la virtud; seres que han invertido su existencia terrenal en merecer las enseñanzas de un maestro de sabiduría; o personas que han recurrido a toda clase de prácticas esotéricas, de rituales mágicos o secretos ceremoniales que les permitiese el acceso a esas regiones y dimensiones superiores. Los ha habido que han peregrinado sin descanso de monasterio en monasterio buscando al maestro exterior; otros que durante años y años se han esforzado en el ferviente deseo de encontrar al maestro interior; otros que han probado sustancias psico activas o alucinógenos –marihuana, hachís, peyote, ayahuasca, éxtasis, L.S.D. etc-, para poder quebrar los entorpecedores moldes de una rígida estructura mental y lograr obtener una visión nueva y más amplia que les permitiese acceder a esas dimensiones más allá de lo físico.

¿Quién es el dueño de la verdad?​

Quién soy yo para decirlo… Solo soy otro buscador que en la medida que he podido, y como he podido, he ido avanzando en este camino de la auto realización.

¿Que cual es el camino idóneo?​

Eso cada uno ha de encontrarlo y determinarlo por sí mismo.

Aquí te contaré mi propia experiencia

en este esfuerzo por la búsqueda de la totalidad

INTRODUCCIÓN

Qué encontrarás aquí

Mes lanzamiento:

¡Accede a todo el contenido de forma gratuita!

¡Suscríbete y podrás acceder a todo el contenido por tan sólo 20 € al mes!

About me

Mi nombre es Edgardo y nací en Bahía Blanca, Argentina, allá por octubre del 56.
En este sitio te daré enseñanzas y herramientas para tu desarrollo y crecimiento personal y espiritual